EXCALIBUR

Damosel, said Arthur, what sword is that, that yonder the arm holdeth above the water? I would it were mine, for I have no sword.
(Book I. Chapter XXV How Arthur by the mean of Merlin gat Excalibur
his sword of the Lady of the Lake. Morte Darthur by Thomas Malory)

Eforos y aedos

El hombre ha otorgado, desde el inicio de los tiempos hasta nuestros días, propiedades sobrenaturales a objetos, lugares y momentos, y les ha asociado poderes imposibles de comprender con otros ojos que no sean los de la fe. Esta noche, viajero, si te sientas a nuestra mesa, vas a escuchar un relato sobre un lugar lejano, más allá del mundo de los Hiperbóreos, y sobre una espada, forjada por los dioses, y entregada a un rey destinado a pacificar con sangre y lágrimas un grandioso territorio. Némesis, señora de la Oscuridad, nos contará la historia de Avalón y de su mítica espada, Excalibur.

Excalibur. Notas iniciales

Excalibur es el nombre con el que se conoce a la mítica espada del rey Arturo. Su origen proviene de la palabra galesa Caladfwlch, cuya raíz deriva de Calad – Bolg. En un principio se estimó que el significado de la palabra era “Corte Duro” pero es el término Bolg -de raiz indoeuropea- dio origen al vocablo latino fulgur (fulgor), pasando de esta manera a traducirse como “duro fulgor” o “duro rayo”. Más adelante, en los textos de Geoffrey Chaucer y Geoffrey de Monmouth, recibiría el nombre de Caliburn para finalmente, adquirir la versión afrancesada de Excalibur que es como ha trascendido hasta nuestros días.

Excalibur fue forjada la mágica isla de Ávalon, situada en Glastonbury de acuerdo a las primeras leyendas artúricas del siglo XI. Al parecer, existía una colina denominada Glastonbury Tor, que se encontraba en la llanura de Somerset y se elevaba como una isla en medio de unos pantanos. Siglos después se desmentiría que Ávalon se encontrase en este lugar por falta de pruebas. Algunos estudiosos han situado a Ávalon en diversos lugares, como la Ile Aval, en la costa de Bretaña; otros la han ubicado en Burgh by Sands, en Cumberland junto a la muralla de Adriano; mientras que otros la sitúan en Camboglanna, conocido actualmente como Castlesteads.

Ávalon era descrita como la isla de las manzanas de oro, hecho por el cual llegaron a compararla con el Jardín de las Hespérides de la mitología griega, y la vida eterna. Fue considerada hogar último de Merlín, refugio final del rey Arturo, territorio de hadas, hechiceras y magos. En un principio, se narra que Excalibur fue labrada por el propio Merlín para después ser clavada en una piedra que se hallaba en las cercanías de un capilla de Londres. La leyenda cuenta que quien la liberase sería el rey de Inglaterra y el encargado de unificar todos los reinos de la isla. Un caballero tras otro intentaron extraer la espada con resultado infructuoso. Pero es Arturo, sin ser caballero aún, quien logra liberarla, siéndole así revelada su verdadera identidad. Sin embargo, esta espada extraída por el joven Arturo cuando se busca sucesor de Uther Pendragon no es la verdadera Excalibur, si no otra espada secundaria.

Excalibur, la espada mitológica

Se cuenta que el mago Merlin, preocupado por el futuro de Arturo y de que pudiera perecer en la batalla, le llevó hasta Ávalon donde se hallaba un lago misterioso, rodeado siempre por la bruma. Al parecer, en ese lago habitaba una mujer, conocida como La Dama del Lago, quien custodiaba una espada forjada por un herrero elfico de la propia Ávalon. Este elfo recibía el nombre de Wayland en la mitología sajona, mientras que en la celta se llamaba Gofannon. Era comparado con el dios romano Vulcano y el dios griego Hefesto, quien construyó unas armas mágicas, las cuales fueron entregadas a Perseo por parte de las Musas y a Aquiles por parte de Tetis.

Dicha espada, de filo irrompible y acompañada por una vaina que le protegería de ser herido mortalmente siempre que la llevase encima, le fue ofrecida a Arturo por la propia Dama. Excalibur acompañaría a Arturo hasta el final de su reinado, momento clave de su vida pues es cuando se produce la rebelión de su hijo, Mordred. Éste fue fruto de su relación con su hermanastra, la hechicera Morgana, quien se encargó de robar a Excalibur. Y aunque la espada fue recuperada, no fue así con la vaina, de forma que Arturo fue herido de gravedad en la Batalla de Camlann. Tras la misma, el rey ordenó a Bedwyr, conocido también con los nombres de Girflet o Lancelot, que devolviese a Excalibur a su lugar de origen. Al regresar de la misión encomendada, Arturo le hizo una serie de preguntas a este caballero y al responderle que no había visto nada extraordinario, supo que la espada no había sido devuelta. De nuevo, Girflet recibe la orden de devolver a Excalibur a la Dama del Lago, y éste la acepta de mala gana. Una vez que se encuentra frente al lago, el caballero lanza la espada al mismo y en ese momento surge de la superficie del agua, una mano envuelta en seda blanca, que recoge la espada y desaparece con ella en las profundidades del lago. De está forma la espada es devuelta a su dueña, La Dama del Lago.

Excalibur representa la soberanía y poder concedidos a Arturo durante su reinado. Así se puede comprobar a lo largo de la historia, donde personajes legendarios suelen estar acompañados por una espada mágica, que refuerzan al héroe como figura máxima de la comunidad guerrera en la que milita.

Fuentes bibliográficas

  • Malory, T.: La Muerte de Arturo, 3 vols., Ediciones Siruela, Madrid, 1985.
  • Monmouth, G.: Vida de Merlin, Ediciones Siruela, Madrid, 1986.
  • www.britannia.com (página web dedicada a la historia, mitos y leyendas de las Islas Británicas)
  • www.wwnorton.com (página web donde se pueden encontrar referencias literarias, biografías, antologías, etc.)