LA CONSTELACIÓN DE LA VIRGEN

Pues no es un mal hado el que te impulsó a recorrer este camino – que está, por cierto, fuera del transitar de los hombres sino el Derecho y la Justicia
Parménides

Virgo. Forma y límites

Si miramos al cielo y buscamos a Leo al oeste y a Libra al este, podemos encontrar una constelación superpuesta al ecuador y al norte de la eclíptica. Esta constelación es la denominada Virgo y es la segunda más grande en superficie de la bóveda celeste después de Hydra.

Este hecho hace que sea visible en los dos hemisferios desde los meses de febrero a agosto, y que el sol permanezca en ella más de cuarenta días, siendo así el mes solar de mayor duración.

Debido a su gran tamaño, Virgo se encuentra muy cerca del polo norte, lo que permite la contemplación de galaxias y cúmulos globulares; aunque carece de campos ricos en estrellas y cúmulos estelares.

Sin embargo, y a pesar de su extensión, Virgo es una constelación con pocas estrellas de mayor definición a excepción de su estrella principal, Espiga o Spica, cuya situación cercana a la curva que va desde “El Carro” hacía “Arturo” hace que sea más sencilla la localización de la constelación de la Virgen.

La constelación de Virgo se describe como una muchacha alada portando un báculo o vara en la mano derecha, y una espiga de trigo en la izquierda. Es justo en la punta de esta espiga de trigo donde podemos encontrar a su estrella más brillante, Espiga o Spica. Otras estrellas brillantes en la constelación son: Zavijava o Zavijah, Porrima, Auva o Minelava y Vindemiatrix, cuya distribución en la joven alada iría de la siguiente forma: Zavijava se situaría en una punta del ala izquierda, Porrima estaría situada a la altura de la cadera izquierda, Auva en el ombligo y Vindemiatrix en el brazo derecho.

Virgo. Etimología

Virgo, o virga es la palabra latina para virgen, y su representación de una mujer alada portando una espiga y una especie de báculo en cada mano se remonta a la antigüedad. Se afirmaba que el sol se encontraba en la casa de Virgo justo cuando se producía el equinoccio de primavera, coincidiendo con la época de recogida de la cosecha en el antiguo Egipto. Por ello, Virgo se asocia con las diosas de las cosechas y la fertilidad en distintas culturas, tales como la anglosajona o la oriental.

Aunque de acuerdo a varios estudios etimológicos que nos remontan al Inglés Antiguo, esta palabra llegó a significar “varita, ramita o báculo” entre otros. La mayoría de los significados están relacionados con dicha vara, la cual se usaba para medir distancias o marcar los límites de un terreno. El más llamativo es aquel que relaciona Virgo con la palabra latina Talea cuya derivación está asociada con “detalle”, característica de los nacidos bajo este signo, ya que son bien conocidos por ser extremadamente detallistas.

La palabra griega para virgen es pártenos y virgo poseía el titulo de “la diosa virgen”.

En la etimología folclórica se decía que la palabra virgen procedía del latín vir (hombre) y el griego gyne (mujer) cuyo significado venía a ser hombre-mujer o andrógino. Isidoro de Sevilla explicaba que la palabra Virgo provenía de vira, (vir hombre y vira mujer) cuyo término asociado virago venía a significar “heroína” en el sentido conocido de una mujer que realizaba hazañas masculinas. También otro significado del que deriva Virgo es el de la edad de la inocencia, como si la propia palabra proviniese de “heroína” debido a que no tiene conocimiento de los deseos propios femeninos.

Virgo es considerado también el signo del trabajo al asociarse a la palabra griega ergon, la cual proviene de Erigone y cuyas raíces indoeuropeas (werg-) tenían la pronunciación latina verg o virg como en Virgo. De hecho, se cree que virgo es la mismísima representación de Erigone cuyo mito veremos en el apartado de mitología. Algunos autores como Ovidio identifican a Virgo con Astrea quien ha llegado a compararse con la diosa Dice y su equivalente romana Justicia. Por ello, Virgo es la alegoría de la virtud e inocencia.

En la astrología Hindú, Virgo es representada por Kanya, quien era la madre del gran Krishna y se la describe como una diosa sentada frente a un fuego.

Virgo. Estrellas principales

Spica o Espiga es una estrella blanco-azulada y la más brillante de la constelación que nos ocupa, que forma un sistema binario cuya estrella principal es Espiga A, estrella clasificada como gigante o subgigante.

Ambas estrellas que forman este sistema binario se encuentran muy próximas entre si de forma que producen una gran cantidad de rayos X debido a la colisión de los vientos estelares que provienen de las dos.

Debido a esta proximidad entre ambas componentes de Espiga, su forma no es esférica sino elipsoidal causada por la fuerza de marea que ejercen entre si. Esto hace que su brillo fluctué en función del mayor o menor diámetro haciendo que sea visible para el observador.

A causa de su cercanía a la eclíptica, la Luna, y a veces los planetas, puede ocultar a esta estrella al ojo humano.

Su nombre define y señala la punta de la espiga que porta la Virgen en su mano izquierda. En latín, Cicerón la renombró Spicum y en italiano moderno es Spigha. En francés se conoce como L’Epi y en Inglés Antiguo era Virgin’s Spike. Aunque los primeros en nombrarla fueron los astrónomos griegos Arato, Hiparco de Nicea y Ptolomeo, bautizándola como Stakhus.

Porrima, al igual que Spica, forma un sistema binario compuesto por dos estrellas blancas prácticamente idénticas. Es la segunda estrella más brillante en la constelación de Virgo, debido a que su luminosidad es cuatro veces mayor que la solar, y se encuentra situada a la altura de la cadera de la Virgen.

Su nombre proviene del Latín, Antevorta, que hace referencia a una deidad romana quien junto a Postvorta, su hermana, ayudaban a Carmenta, diosa del parto y la profecía. En el siglo II a.c Aulus Gellius la denominó Prorsa.

Vindemiatrix es una gigante amarilla y la tercera más brillante de la constelación de Virgo que se encuentra en el brazo derecho. La característica principal de esta estrella es que es una gran fuente de rayos X produciendo una importante actividad magnética en su superficie. La radiación que emite de rayos X es 300 veces mayor que la del Sol y sólo es superada por tres estrellas como son Capella de la constelación de Auriga, Deneb Kaitos de la constelación de Cetus y 24 Ursae Majoris de la constelación de la Osa Mayor.

El nombre de Vindemiatrix proviene del griego Protrugeter, Protrugetes, protrugetos y Trugeter, términos empleados en el siglo II a.c por el astrónomo griego Ptolomeo, y otros escritores griegos como Plutarco. Con la introducción del Latín dicho nombre se tradujo por Vindemiator, Vindemitor y Provindemiator entre otros, cuyo significado era el mismo “La Vendimiadora”.

Zavijava o Zavijah es una enana amarilla situada en la ala izquierda de la Virgen. Si algo caracteriza a esta estrella es su similitud con el Sol, aunque cuenta con mayores medidas que el astro solar en cuanto a temperatura, masa y luminosidad. Este conjunto de hechos han situado a la estrella en el punto de mira para la búsqueda de planetas terrestres que puedan albergar vida.

Al igual que le ocurre a Spica, su proximidad a la eclíptica hace que la Luna y los planetas oculten su visibilidad. Dicho fenómeno sirvió a Einstein para calcular la velocidad de la luz en el espacio durante el eclipse solar que tuvo lugar en septiembre de 1922.

El origen de Zavijava o Zavijah proviene del árabe Al Zawiah y viene a significar el Ángulo o Esquina.

Auva o Minelava, dependiendo del autor y la edición, es una gigante roja y la cuarta estrella más brillante que compone la constelación de Virgo. Visible a simple vista, se cree que se encuentra en su fase final de vida aunque se desconoce con exactitud el punto exacto en el que se encuentra.

Esta estrella se sitúa a la altura del ombligo de la Virgen y su nombre proviene del árabe Al Awwa que viene a significar “El Ladrador”.

Fuentes bibliográficas

  • Guía del Firmamento, Jose Luis Comellas. Editorial Rialp. 1976
  • Guía de Astronomía. Museo de Ciencia y Tecnología
  • Curso de Astronomía (ASTRORED): http://astrored.org
  • Star Names: Their Lore and Meaning (Dover Books on Astronomy) by Richard H. Allen