LEO

Hay dos estatuas desnudas de Heracles niño. Una lo representa disparando al León de Nemea
Pausánias, Descripción de Grecia.

LEO: CONSTELACIÓN, FORMA, LÍMITES

Las constelaciones zodiacales se encuentran situadas una junto a la otra a lo largo de una eclíptica, trazando una estela por la que transitan el sol, la luna y los planetas.

De las doce constelaciones zodiacales, una de las más brillantes y fácil de reconocer en el cielo por su forma es la de Leo. La agrupación de estrellas que componen esta constelación se encuentran colocadas de manera que imitan perfectamente la silueta de un león, como si estuviera agazapado mirando hacia el oeste.

Su cabeza está integrada por seis estrellas, de manera que imitan la forma de una hoz o un interrogante invertido. En el medio se encuentra la estrella binaria Algieba, mientras que al final de la misma, rozando la zona del corazón de Leo, hallamos a la estrella principal y más brillante de todas, Regulus, conocida también como Cor Leonis o Corazón de León.

El resto de estrellas que se extienden hacia el este conformarían el cuerpo y las patas de león, encontrando en la cola a la tercera estrella más importante de esta constelación, Denébola.

La constelación de Leo linda al sur con las constelaciones de la Hydra y el Cráter, y al norte apunta hacia las estrellas indicadoras de la Osa Mayor.

Leo es quinta constelación zodiacal que aparece por el este a continuación de la de Cancer y precede a la de Virgo. El sol la cruza entre el 10 de Agosto al 16 de Septiembre, aunque puede visualizarse con mayor claridad durante los meses de Febrero y Junio.

LEO. ETIMOLOGÍA

El nombre de Leo proviene del latín, aunque es un término “prestado” del griego, Leon-Leontos, el cual aparecía en el nombre del rey espartano, Leónidas, el hijo del león. No obstante, la palabra griega parece provenir a su vez de una antigua lengua egipcia donde se usaba el término Labai, que a su vez fue un “préstamo” de la palabra hebrea “Labi”.

LEO. ESTRELLAS PRINCIPALES. OBJETOS ESTELARES

Regulus: o Régulo cuyo significado es “Pequeño Rey” y que fue bautizada también por Copérnico con el nombre de Cor Leonis.

El nombre de Regulus surge como el diminutivo de Rex, y es el equivalente al griego Basiliskos cuya traducción es “Pequeño rey”, nombre otorgado por el astrónomo griego del siglo II a.c. Ptolomeo.

El origen del nombre proviene de una antigua creencia que decía que esta estrella regia los asuntos del cielo. Dicha creencia duró unos 3.000 años, hasta hace tres siglos.

Regulus fue también la estrella líder de un conjunto de cuatro, denominado Las Cuatro Estrellas Reales del antiguo gobierno Persa, y conocidas como Los Cuatro Guardianes del Cielo, que son: Regulus, Aldebaran, Formalhaut y Antares.

El título de Corazón de León ha sido uno de los más populares desde los clásicos, así en algunos escritos griegos se ha encontrado el término Kardia Leontos y Cor Leonis en algunos romanos. Los árabes lo adoptaron con el nombre de Al Kalb al Asad, que derivó luego en Kalbelasit, Kalbeleced, Kalbeleceid, Kalbol asadi, Calb-elez-id, Calb-elesit, Calb-alezet, y Kale Alased entre otros. El astrónomo persa Al Biruni, la llamó El Corazón del León Real el cual “se elevaba a la vez que Suhail emergía en Al Hijad (Árabia Saudi)”.

Regulus en realidad no es una estrella única sino de un sistema estelar cuádruple del que destaca la estrella binaria, blanco-azulada, Regulus A. La compañera de esta estrella binaria es, a su vez, otra estrella doble formada por Regulus B, que es de color anaranjado, y Regulus C, que es una enana roja. Cerca de ella se encuentran dos de las galaxias que componen el cielo profundo en la constelación de Leo: la galaxia M95. Es una espiral barrada, cuyos brazos son casi circulares,y es muy luminosa. Y la galaxia M96, que al igual que la M95, es una espiral barrada con un centro excesivamente concentrado.

Denébola: es la segunda estrella más brillante de esta constelación, situada justo en el extremo final del leo y cuyo nombre, que proviene del árabe Al Dhanab al Asad , significa “Cola del león”.

Zafira es otro término menos conocido para esta estrella, proveniente también del árabe y que hace referencia al mechón de pelo que se encuentra al final de la cola del león y es donde se halla situada esta estrella.

Otros nombres con la que se la conocía eran: Zibbat A “La Cola de León” y que marcaba la decimoséptima constelación eclíptica en la astronomía babilónica. Lamash “El Coloso”; y Sha “Azul”:

Denébola es una estrella blanca cuya luminosidad es 13,8 veces mayor que la del Sol. Alrededor de ella se ha detectado un disco circumestelar de polvo cosmico.

Algieba: tercera estrella más brillante en la constelación de Leo y quizás la más interesante de todas.

Algieba, a veces escrito Algeiba, proviene del árabe Al jeb-bah y significa “la frente”. La denominación de este nombre fue muy cuestionada después, ya que la estrella se encuentra para ser más exactos, no en la cabeza del león sino cerca del cuello de éste, en su melena.

Es una estrella doble, compuesta por una gigante naranja, Algieba A, cuyo radio y luminosidad son más grandes que los del sol; y otra gigante amarilla, Algieba B, un poco más pequeña que su compañera.

Destaca por ser el punto radiante de la conocida lluvia de meteoros, La Leónidas. Fenómeno que se produce todos los años durante el mes de Noviembre, originado por los restos del cometa Tempel-Tuttel.

Zosma o Zozma es una palabra persa que signfica “faja” o “taparrabos” que proviene del griego. Aunque en el siglo XV fue renombrada con el nombre árabe Al Thahr al Asad cuyo significado se ajusta más a la posición de dicha estrella “la espalda del león”. Este nombre derivó en lo que hoy se conoce como Duhr.

Zosma es una estrella blanca con una alta velocidad de rotación y abundante en hierro.

Además del conjunto de estrellas, la constelación de Leo es rica en decenas de objetos que los astrónomos denominan “Cielo Profundo”, principalmente galaxias, debido a su cercanía a constelaciones como la de Virgo y la de Coma Berenice. De acuerdo con el Catálogo de Messier, las galaxias más brillantes, además de las dos anteriormente mencionadas, son:

M66: espiral embarrada y la más brillante de la constelacion de Leo. Su brazos espirales se encuentran deformados posiblemente, debido a la fuerza gravitacional que ejercen sus vecinas sobre ella. En el centro presenta una gran protuberancia.

M105 o NGC 3379: es la galaxia elíptica más brillante del Grupo de galaxias Leo I, de color uniforme.

M65 o NGC3623: Galaxia espiral barrada que forma parte de la conocida como el Triplete de Leo, formada por las galaxias M65, M66 y NGC3628.

La historia de la constelación de Leo proviene del mito del León de Nemea, que podéis leer en el apartado de Mitología.

Fuentes bibliográficas

  • Guía del Firmamento, Jose Luis Comellas. Editorial Rialp. 1976
  • Guía de Astronomía. Museo de Ciencia y Tecnología
  • Curso de Astronomía (ASTRORED): http://astrored.org
  • Star Names: Their Lore and Meaning (Dover Books on Astronomy) by Richard H. Allen